El Gobierno Vasco estudia entrar como socio "estable" en empresas industriales de la región

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • El viceconsejero de Industria dice que esa entrada como accionista busca evitar su "invisibilidad" en la industria mundial

El viceconsejero de Industria de Gobierno Vasco, Javier Zarraonandia, ha afirmado que el departamento se encuentra analizando posibles nuevas operaciones, cuyos riesgos y posibilidades se están contrastando" de cara a la entrada del Ejecutivo como "socio estable" en proyectos industriales vascos a través de la nueva Sociedad de Capital Desarrollo, Socade.

Estas operaciones que forman parte de las estrategias recogidas en el nuevo Plan de Industrialización hasta 2020, se unirían a la primera operación realizada con este instrumento en diciembre del pasado año, cuando el Gobierno Vasco adquirió el 1,24% de CAF.

La entrada del departamento de Industria en empresas vascas mediante el programa Socade persigue participar "con vocación de permanencia y de ser socio estable en grandes empresas o empresas tractoras de Euskadi para influir en su desenvolvimiento y favorecer su arraigo, siempre que la empresa nos lo pida, sin ventana de salida, con vocación de ser un socio estable a largo plazo".

El programa dispone de 100 millones para esta legislatura y se financia exclusivamente con fondos públicos por la citada voluntad de "ser un socio estable en empresas tractoras y estratégicas, ofreciendo "una colaboración leal con el resto de accionistas para el desarrollo del proyecto, que se concretará en crecimiento, avances tecnológicos y creación de riqueza".

Asimismo, en esas nuevas operaciones de cara a la entrada como accionista público, el Ejecutivo aspira a "retornos económicos adecuados y a defender e incrementar el valor de nuestra participación, que pueda redundar en el conjunto de la sociedad vasca".

El viconsejero ha contextualizado las nuevas líneas de intervención en empresas industriales vascas porque, "aunque están sabiendo responder a los retos de la globalización, a pesar de ello no son ajenas a sus riesgos ni a sus amenazas y, siendo tractoras y de una dimensión respetable en Euskadi, compiten con los gigantes de la gran industria mundial en un campo de juego en el que pueden llegar a ser prácticamente invisibles".

ECOSISTEMA

Zarraonandia ha hecho estas valoraciones durante una intervención para clausurar un desayuno de trabajo organizado por PwC (Price Waterhouse Coopers) en Bilbao bajo el título 'Claves para el crecimiento inorgánico: estretagia y financiación', en el que han participado, entre otros, el presidente de CIE Automotive, Antón Pradera, y el subdirector general responsable de negocio mayorista de Kutxabank, Fernando Irigoyen.

Durante su intervención, el viceconsejero vasco ha afirmado que "Euskadi cuenta en estos momentos con un ecosistema industrial completo y bien posicionado, pero que necesita reforzarse y blindar su competitividad", para lo cual el departamento de Industria se ha marcado como objetivos lograr que la industria vasca alcance el 25% del PIB vasco, incrementar las ayudas a la I+D+i, que en la actualidad suponen el 6% de la inversión pública y apoyar 100 proyectos estratégicos en I+D durante esta legislatura.

Zarraonandia ha aludido al "nuevo enfoque" de los instrumentos públicos de financiación" a la industria con que cuenta el Gobierno Vasco para reordenar su política de ayudas, dado a conocer el pasado julio.

En ese plan, además de la Sociedad de Capital Desarrollo, Socade, el Ejecutivo ha creado una nueva entidad de capital riesgo, de colaboración público-privada, que contará con un fondo de 125 millones para 2019, ampliable a 250, para invertir de forma temporal en grupos empresariales tractores, con necesidad de expansión y transformación mediante innovación e internacionalización.

Mediante este fondo dirigido a "favorecer el desarrollo de proyectos industriales estratégicos, así como a aumentar el tamaño empresarial en sectores y actividades tractoras de país", el gobierno busca "facilitar el desarrollo de proyectos con capacidad de arrastre ofreciendo el apoyo financiero más adecuado a cada caso".

"La dimensión de determinadas empresas que operan en un contexto internacionalizado, las necesidades de financiación para afrontar operaciones, la competencia de firmas mundiales o la combinación de la gestión de lo local y la búsqueda de negocio en el exterior exigen actuaciones excepcionales como ésta, donde entra el Gobierno con el compromiso de participar de manera minoritaria en el capital de determinadas firmas de referencia de forma temporal", ha concluido.