CCOO defiende que los trabajadores fichen en su trabajo para acabar con el "fraude" en horas extras

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

CCOO quiere fijar por ley que los empresarios instauren sistemas de control para determinar a qué hora empiezan y terminan su jornada los trabajadores, a fin de acabar con el "fraude" y el "abuso" de las horas extra, que "en el mejor de los casos se pagan en negro y en el peor, no se abonan".

Así lo ha demandado la secretaria confederal de Acción Sindical de CCOO, María Cruz Vicente, que ha explicado en rueda de prensa que esta medida, que negocian con el Ejecutivo central, va dirigida, ante todo, a controlar los contratos de tiempo parcial, que siendo de media jornada en muchas ocasiones terminan siendo completa. Es el colectivo femenino el más afectado por esta situación, ha alertado.

Aunque Vicente ha precisado que en muchos sectores, como el industrial, ya existe este sistema de control, el sindicato quiere que se extienda a otros, como el de servicios, donde más horas extras se hacen y no se pagan y donde hay un mayor fraude tanto al fisco como a la Seguridad Social. De ahí que propongan que esta iniciativa, aún en ciernes, vaya acompañada de un régimen sancionador.

Así las cosas, ha añadido que por medio de este sistema de control se facilitaría la labor de la Inspección Laboral, que con la normativa vigente no puede actuar, pues las empresas tendrían la obligación de guardar ese registro de horas durante cuatro años.

La secretaria confederal de Acción Sindical de CCOO ha explicado que el Estatuto de los Trabajadores contempla la realización de 80 horas extras anuales que se ejecutarán para subsanar incidencias. "Todas las demás son ilegales y los empresarios no las declaran. El 44% de las horas extras que se hacen en el país ni se pagan ni se compensan, son fraudulentas", ha alertado Vicente.

INESTABILIDAD POLÍTICA

En otro orden de cosas, la secretaria confederal de Acción Sindical, que ha dado cuenta de las diversas cuestiones que el sindicato aborda en las mesas de negociación abiertas con el Gobierno central, ha admitido que CCOO es consciente de la "inseguridad" política en la que una minoría parlamentaria sitúa al Ejecutivo, pero ha añadido que aun así quieren aprovechar esta posibilidad de negociación para abordar los aspectos que tienen mayor incidencia en las condiciones de vida y laboral de los trabajadores, a fin de que sean modificados por decreto ley.

Especial empeño tiene también CCOO en llevar a cabo una reforma del Estatuto de los Trabajadores, pues el vigente, ha dicho, no da respuesta a necesidades reales de los trabajadores y del mercado de trabajo. "Es un trabajo costoso que no se puede hacer corriendo. Por ello hay que ir de forma progresiva cambiando las cosas", ha apuntado Vicente.