Granado advierte de "efectos perversos" del IPC y pide no descartar más factores más adelante en las pensiones

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha advertido de los "efectos perversos" que puede tener el IPC a la hora de revalorizar las pensiones y ha pedido que en el futuro no se descarte el empleo de más factores para subir estas prestaciones.

En todo caso, se ha mostrado "absolutamente de acuerdo" con la recomendación a la que la Comisión del Pacto de Toledo a alcanzado un principio de acuerdo pues cree que es "muy congruente" con las recomendaciones de 2011 y supone "un esfuerzo de generosidad" de todos los grupos representados.

"Estoy de acuerdo con su recomendación y con este tipo de decisiones", ha subrayado el secretario de Estado durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo, a la que ha acudido para rendir cuentas sobre el estado del Fondo de Reserva y remarcando la necesidad de garantizar el poder adquisitivo de las pensiones. "En un país con una de las esperanzas de vida más altas, si no garantizamos el poder adquisitivo, no sé realmente qué podemos hacer", ha aseverado.

De todas formas, ha señalado que el IPC, como indicador mensual, tiene "efectos perversos", matizando que estos "son los no buscados", y ha puesto el ejemplo de que puede llegar a condicionar la toma de decisiones de un Gobierno si las previsiones de inflación no se corresponden con la evolución real de los precios. "Un indicador mensual tiene problemas", ha sostenido, señalando que "hay que buscar un indicador lo más competente posible".

COMPENSAR PÉRDIDAS DE PODER ADQUISITIVO DESDE 2010

Preguntado por cómo se revalorizarán las pensiones en los próximos Presupuestos, Granado ha evitado en su comparecencia mencionar el IPC, aunque sí ha dicho que el Gobierno compensará la pérdida de poder adquisitivo de estas prestaciones desde 2010.

"Las pensiones españolas que llevan perdiendo poder adquisitivo en la senda de las últimos ocho años, y con eso cojo los últimos dos de Gobierno socialista, tienen que estar por encima de cero en comparación con otros sistemas de pensiones europeos", ha dicho.

"Probablemente, después tendremos que buscar fórmulas para mantener el poder adquisitivo de las pensiones. Que los pensionistas tengan la absoluta seguridad de que sus pensiones no van a sufrir mermas", ha abundado el secretario de Estado durante su intervención.

LA SUBIDA EN 2018, UNA "CHAPUZA"

Por otro lado, Granado ha asegurado que el Gobierno "no va a hacer la auténtica chapuza" con la que se aprobó la subida de pensiones de los Presupuestos de 2018, tras el pacto entre el PP y PNV para sacar adelante las últimas cuentas de Mariano Rajoy.

Esta subida, ha señalado, se reflejó en el articulado de la ley de Presupuestos, aun manteniendo la fórmula de revalorización de las pensiones, y sin una previsión de nuevos ingresos. Una "técnica jurídica pintoresca" a juicio del 'número dos' de Magdalena Valerio, que los técnicos del Ministerio, ha asegurado, aún no saben cómo cuadrar en los balances.

"Estamos todavía pensando cómo solucionar este dislate. Las pensiones las vamos a pagar, pero vamos a tener que aplicar imaginación contable", ha manifestado el secretario de Estado, criticando que "se aprobó una medida sin contar cómo pagarla".

MEJOR TRANSFERENCIAS QUE PRÉSTAMOS

Respecto a las aportaciones, ha declarado su preferencia por transferencias más que por los préstamos, pues considera que es una "fórmula más segura", si bien asume que es una situación heredada y no podrán "cambiar todo en un año".

Granado ha reconocido que ha planteado al Ministerio de Hacienda "un plan que reequilibre el estado financiero de la Seguridad Social, disminuya el déficit a cinco años, que permita que suban las pensiones al IPC, que mantenga el poder adquisitivo de los pensionistas y dé a los trabajadores la esperanza de que el sistema de pensiones es una institución sólida".

Por otro lado, también ha hecho alusión al gasto que debe afrontar la Seguridad Social por las bajas por incapacidad, ya que cree con ellas "el sistema tiene un problema", pues cree que se debe apostar por "reclasificar y dar otra ocupación" a estas personas afectadas en lugar de jubilarlas. "Un lujo", a su juicio, cuando al mismo tiempo tiene ocupadas a "paralíticos cerebrales". "Es una auténtica contradicción, y trataré, en la medida de lo posible, reducirla", ha dicho.

¿CÓMO PAGAR UN MAYOR GASTO?

Respecto a cómo afrontar un mayor gasto en pensiones, Granado ha apostado por trabajar en el aumento de las cotizaciones, lograr una mayor aportación de la Administración Central y mejorando la gestión de la Seguridad Social.

En el primer caso, ha recordado que pese a los titulares que advertían un aumento del desempleo en verano, los ingresos a la Seguridad Social aumentaron en 115 millones respecto a julio y en 500 millones respecto a abril, al aumentar los salarios y al firmarse contratos de mayor duración.

En este sentido, ha señalado que, pese a la creación de empleo, diferentes medidas del anterior Ejecutivo provocaron una merma de ingresos en la Seguridad Social que, hasta 2017, dejaron sus ingresos en niveles inferiores a los de 2011. Además de la reforma laboral de 2012, ha mencionado la pérdida en cotizaciones que supuso el recorte en la protección por desempleo o en los cuidados domésticos.

POLÍTICAS DE APOYO A LA FAMILIA Y FAVORECER LA INMIGRACIÓN

Además, Granado ha defendido la necesidad de estimular políticas que favorezcan a las familias y la inmigración, considerando además que "la base de los sistemas de reparto", como el que tiene la Seguridad Social, "no es el empleo, sino una demografía más o menos estable".

"Necesitamos políticas de familia y de inmigración serias", ha aseverado, reclamando a los partidos de la derecha que defiendan "una política democrática en materia de inmigración". "Me gustaría oírsela, en lugar de mensajes de alarma", ha apostillado.

Respecto a las políticas para las familias, cree que no deben hacerse políticas natalistas, sino facilitar "que la gente tenga hijos cuando quiera y no cuando pueda", y por tanto luchar contra la precariedad, los bajos salarios y las dificultades en aspectos como el acceso a la vivienda.

"En este país, entre la retórica de la derecha y la alergia de la izquierda, nos hemos quedado sin política de familia. No tenemos", ha lamentado, subrayando que desde que se hacen estudios y se pregunta por ello, la mayoría de españoles manifiestan querer tener dos hijos. "No cambian en su posición, lo que cambia son las posibilidades de tenerlos. Antes se tenían tres porque no existían medios de control y ahora tienen uno porque el primero llega muy tarde", ha dicho.