Hacienda tendrá en cuenta la sentencia del Supremo para resolver las retenciones del IRPF por maternidad

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

La Agencia Tributaria tendrá en cuenta el criterio del Tribunal Supremo, que ha declarado nulas las retenciones en el IRPF por las prestaciones por maternidad, a la hora de resolver los procedimientos de devolución de dichas retenciones que puede recibir el organismo fiscal de las madres y padres afectados, según trasladaron a Europa Press en fuentes de este organismo.

Las mismas fuentes indicaron que tendrán en cuenta el criterio del Supremo tanto ante los recursos y reclamaciones que se encuentran "actualmente en curso" como los que se puedan presentar en el futuro, a tenor de que se podrán reclamar estos ingresos indebidos desde el año 2014, último ejercicio no prescrito.

El Tribunal Supremo ha determinado que las prestaciones públicas por maternidad de la Seguridad Social, que perciben las mujeres trabajadoras durante la baja de 16 semanas tras el nacimiento de un hijo, están exentas del IRPF, en contra del criterio que hasta ahora ha mantenido la Agencia Tributaria.

El Supremo confirma así una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de junio de 2017, que estimó el recurso de una mujer y ordenó a Hacienda que le devolviera la cantidad ingresada en el IRPF de 2013 por la prestación por maternidad con cargo a la Seguridad Social percibida en dicho ejercicio.

Desde Gestha y la OCU, han precisado que los padres y madres que han percibido prestaciones por maternidad y paternidad desde el año 2014 podrán presentar en la Agencia Tributaria una liquidación paralela reclamando la devolución de ingresos indebidos.

En este sentido, los contribuyentes que incluyeron la prestación por maternidad en sus declaraciones de IRPF de los ejercicios 2014, 2015, 2016 y 2017 pueden solicitar la devolución de la prestación por maternidad, ya que los ejercicios anteriores han prescrito al haber pasado más de cuatro años.

Aunque la norma de IRPF habla de prestaciones de maternidad, no sólo las madres perceptoras de dicha prestación podrán instar la reclamación. También podrán reclamar los padres que la hayan percibido, porque cuando el padre disfruta del periodo cedido por la madre, la prestación que él percibe sigue siendo de maternidad, según precisó Mollinedo.

La cuantía a devolver puede variar bastante según cual sea el importe de la prestación recibida y el tipo marginal aplicado al resto de ingresos del contribuyente. Por ejemplo, para una prestación de 5.681 euros en 2015, la devolución oscilaría entre 1.000 y 2.600 euros, según las estimaciones de la OCU.

El procedimiento para solicitar esta devolución pasa por presentar un escrito de solicitud de rectificación de autoliquidación y devolución de ingresos indebidos del ejercicio en que se percibió la prestación.

Asimismo, se debe presentar en la Administración de Hacienda una fotocopia de la declaración y de los datos fiscales del ejercicio que se reclama junto con el modelo. Otra opción es enviarlo todo por correo certificado administrativo.

En el caso de que el niño naciera en el último trimestre del año, es posible que se cobrara la prestación en dos ejercicios distintos, por lo que se debe solicitar la rectificación de ambos ejercicios.

CUATRO AÑOS DE PLAZO PARA PRESENTAR LA RECLAMACIÓN

La solicitud de rectificación se puede pedir antes de que pasen cuatro años desde el día siguiente a la finalización del plazo de presentación de la declaración reclamada o desde el día siguiente a la presentación de la declaración si se presentó fuera de plazo.

Si esta solicitud se considera procedente, Hacienda rectificará la declaración presentada y devolverá la cantidad indebidamente ingresada, más los intereses de demora que correspondan.

En el caso contrario, si Hacienda rechaza la devolución de ingresos indebidos, el contribuyente deberá presentar una reclamación económico administrativa. Si esta tampoco consigue un resultado positivo, tendrá que acudir a los tribunales contencioso administrativos asistido de abogado y procurador.

Finalmente, en el caso que desestimen la reclamación económico administrativa, el contribuyente deberá decidir si acude a los tribunales para reclamar su dinero. En ese caso, necesitará abogado y procurador, y los plazos y el proceso se pueden dilatar bastante en el tiempo, según advierten desde la OCU.