UGT Euskadi pide a las Diputaciones que eximan de tributar el IRPF en las bajas por maternidad y paternidad

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

UGT Euskadi ha instado a las Diputaciones forales a adaptar las normativas forales, "con idéntico texto que en el Estado", a eximir del pago del IRPF a las prestaciones por permiso de maternidad o paternidad y aplicar, de esta forma, la sentencia del Tribunal Supremo, hecha pública este viernes.

El Tribunal Supremo ha determinado que las prestaciones públicas por maternidad de la Seguridad Social que perciben las mujeres trabajadoras durante la baja de 16 semanas tras el nacimiento de un hijo, están exentas del IRPF, en contra del criterio que hasta ahora ha mantenido la Agencia Tributaria.

El Supremo se ha pronunciado en este sentido en una sentencia de la Sección Segunda de la Sala III, de lo Contencioso-Administrativo, que desestima un recurso de la Abogacía del Estado, que defendía que dichas prestaciones no debían estar exentas del IRPF.

En un comunicado, UGT Euskadi ha asegurado que, tras la sentencia, Euskadi podría reclamar que un total de 88.192 contribuyentes "estuvieron de baja y tributaron por la prestación".

"La prestación por maternidad y paternidad debe estar exenta del pago de IRPF y, por este motivo, UGT-Euskadi venía demandando a las Diputaciones Forales que aplicaran la exención del tributo, tal y como se recoge en las normas forales", ha dicho.

La central ha exigido "que se devuelvan las cantidades retenidas" y, en caso de que no lo haga, ha animado a "las 88.192 personas de baja de maternidad y/o paternidad que, durante los años 2012 a 2017, han estado en esa situación, a reclamar su devolución".

El sindicato ha apuntado que las Diputaciones Forales "vienen utilizando el mismo criterio interpretativo que la Hacienda estatal, que mantiene la obligación de tributar al considerar las prestaciones de la Seguridad Social por maternidad y paternidad como rendimientos de trabajo no exentas".

En Álava, ha indicado, la prestación por maternidad o paternidad estuvo exenta en los ejercicios fiscales 2009 a 2011, pero en 2010 se produjo "un serio problema", ya que el Organismo Jurídico de Álava, entidad que media entre los contribuyentes y la Hacienda foral y estudia sus reclamaciones, "otorgó la razón a una mujer que dio a luz en 2010 y que demandó contra la inclusión en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de la prestación percibida de la Seguridad Social".

Como consecuencia, las Juntas Generales de Álava suprimieron la exención de las prestaciones de maternidad en abril de 2013 "para equiparar la situación a Bizkaia y Gipuzkoa donde esta ayuda no estaba libre de impuestos".

Según ha apuntado UGT, "lo hicieron con efectos retroactivos hasta el 1 de enero de 2012, pero también se cuestiona esta medida, puesto que los tributos devengan el 31 de diciembre de cada año".