Los auditores europeos detectan errores en el gasto de 4.260 millones en 2017, el 2,4% del total

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • Advierten de que siguen aumentando los pagos pendientes y piden medidas para evitar su acumulación

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha detectado irregulares en el gasto de unos 4.260 millones de euros en el presupuesto del bloque comunitario de 2017, lo que representa un 2,4% del gasto total, que fue de 137.400 millones de euros, según se desprende de su informe sobre fiscalización de las cuentas anuales europeas, presentado este 4 de septiembre.

Este porcentaje es siete décimas inferior al observado con respecto al presupuesto de 2016 (un 3,1%) y catorce si se compara con el registrado en 2015 (3,8%). Por tanto, los auditores europeos han llegado a la conclusión de que el error "no es generalizado" y de que los pagos del año pasado fueron "legales y regulares", a excepción del reembolso de gastos.

La mayoría de los errores se circunscriben a este tipo de gastos, que son aquellos en los que la UE reembolsa los costes subvencionales de actividades como proyectos de investigación, inversiones en regímenes de desarrollo regional y rural o proyectos de ayuda al desarrollo. En concreto, el nivel de error estimado por los auditores europeos en el reembolso de gastos fue del 3,7%.

Por contra, el porcentaje de error de los pagos basados en los derechos, para los que se exige el cumplimiento de condiciones específicas, presentaron un nivel inferior al umbral del 2%. Estos pagos incluyen las ayudas directas a agricultores, medidas agroambientales o becas de estudios y para investigadores.

El mayor nivel de error detectado según el ámbito de gasto fue el de Competitividad para el crecimiento y el empleo, un 4,2%, seguido de Cohesión económica, social y territorial (un 3%), Recursos naturales (2,4%) y Administración (0,5%).

En términos generales, el Tribunal de Cuentas ha concluido que el presupuesto de la UE para 2017 presenta "una imagen fiel de su posición financiera" y ha emitido, por segundo año consecutivo una opinión "con reservas", aunque "no desfavorable", sobre la regularidad de las operaciones subyacentes a las cuentas.

Además de los errores en los pagos, los auditores comunitarios han puesto el acento en la acumulación de gastos pendientes de pago, que aumentaron en 2017 hasta el nivel récord de 267.300 millones de euros debido a "la utilización casi total del importe disponible para compromisos y al bajo nivel de los pagos".

En este sentido, el Tribunal de Cuentas de la que ha subrayado que si las necesidad de pago fueran "significativamente mayores" al final del periodo presupuestario actual (es decir, en 2020), podrían incrementar en gran medida el riesgo de que los créditos disponibles "no sean suficientes para satisfacer todas las solicitudes de pago".

Los auditores europeos destacan que atajar este problema "debe ser una prioridad" en la planificación del marco financiero plurianual y consideran que "una previsión de pagos más precisa ayudaría a gestionar este riesgo".