LAB achaca el incremento del paro en Euskadi a la "inestabilidad derivada de la precariedad"

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El sindicato LAB ha achacado el incremento del paro registrado el pasado julio en Euskadi, con 572 parados más respecto al mes anterior hasta sumar 121.057, a la "inestabilidad derivada de la precariedad" laboral.

En un comunicado, la central sindical ha señalado que el paro se ha incrementado en todos los territorios históricos salvo en Álava, donde se han contabilizado 111 desempleados menos, al tiempo que ha destacado que el incremento del paro se ha producido "en su totalidad en el sector servicios, con 1.500 desempleados desde junio".

El sindicato ha opinado que las contrataciones realizadas para el verano tienen "una gran incidencia en los datos de estos meses y la estacionalidad del empleo tiene mucho peso en el Estado por el modelo económico basado en el turismo".

A su juicio, en Euskadi "cada vez son más evidentes las consecuencias de las políticas en favor de un modelo de turismo concreto, temporalidad y precariedad".

En este sentido, ha apuntado que "los datos dejan claro que el empleo creado no tiene continuidad y que la rotación entre trabajadores es muy alta". Al respecto, ha apuntado que Euskadi registra "una de las tasas de temporalidad más altas del Estado". Asimismo, ha denunciado que el empleo parcial "también se está propagando" y así la tasa de parcialidad es "superior al 25% en Hego Euskal Herria".

LAB ha manifestado que "existen problemas para crear nuevo empleo, más allá del temporal que acarrea el turismo" y las condiciones laborales que se generan "están dirigidas a mujeres y jóvenes, es decir, los colectivos que tienen una menor protección en el mercado laboral".

En esta línea, ha censurado que las instituciones "no tienen ninguna intención de poner en marcha una política de empleo eficaz" y "dejan fuera del mercado laboral al máximo de gente posible con tal de maquillar las estadísticas". Además, ha lamentado que "los desempleados tienen cada vez un menor nivel de protección".

Finalmente, ha advertido de que la situación no se revertirá si no se invierte "en producción pública y privada, en servicio público, en creación de empleo, en salario mínimo interprofesional en función de la Carta Social europea, en reducción de la jornada laboral, en creación de empleo en el sector público y privado y en un salario mínimo social de 1.080 euros".