Futbolista, profesor o policía, las profesiones con las que sueñan los niños españoles, pero junto a robots

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • El 59,1% de los más jóvenes opina que en el futuro, hombre y máquina trabajarán juntos en igualdad de condiciones.

Los niños españoles sueñan, un año más, con ser futbolistas, profesores o policías, pero esta vez, en el futuro se ven compartiendo el trabajo con robots, según los datos de la XIV encuesta 'Qué quieres ser de mayor', realizada por Adecco.

Según el estudio, existen notables diferencias entre las profesiones deseadas por niños y niñas. Los chicos, liderando las 14 encuestas realizadas, prefieren ser futbolistas (18,9%), seguidos, a muchas distancia, de la profesión de policía (9,7%) o profesor (7,7%).

En cuarto lugar y en la misma posición que en 2017, se afianza la profesión de 'youtuber' con el 6,1% de los votos de los niños. Completando las 10 profesiones elegidas por ellos, le siguen la de arquitecto (5,3%), ingeniero (4,1%), médico (3,4%), bombero (3,1%), veterinario (2,9%) e informático (2,6%).

Por su parte, las chicas siguen queriendo ser profesoras (30,3%), un porcentaje que crece 10 puntos porcentuales respecto al año anterior. Le siguen las profesiones de veterinaria (9,6%) y médica (8,1%), que baja una plaza respecto al año anterior.

La cuarta profesión preferida por las niñas es la de policía (5,1%), que sube desde la octava posición, seguida de peluquera (3%), cantante (2,5%), dentista (2,2%), actriz (2%), gimnasta (1,7%) e ingeniera (1,5%), las dos últimas son menos habituales en el 'top 10', haciendo desaparecer las profesiones de enfermera, diseñadora o fotógrafa.

Fuera de los 10 trabajos preferidos, Adecco señala otras profesiones más anecdóticas, como entrenador de delfines, acróbata, famoso de una serie, fabricante de juguetes o informático de hospital.

Por segundo año consecutivo, la mayoría de los encuestados coinciden en que no quieren ser políticos (22,6%), tampoco barrendero (14,2%), o cualquier otro empleo que no sea el que quieren desempeñar (14%), médico (8,6%), camarero (4,6%) o bombero (4,3%), además de no querer se ladrones, reyes o alcaldes.

EL TRABAJO DEL FUTURO

El 34,5% de los encuestados opinan que los trabajos en unos años serán más tecnológicos («con robots» o «con ordenadores táctiles»), un 24,1% no sabe cómo serán pero es optimista («más chulos», «mejores que ahora», «nos pagarán más»...) y un 10,9% tiene una visión pesimista («aburridos», «trabajaremos más horas», «más difíciles»...).

Un 9,1% piensa que todo será igual que ahora y un 3,4% opina que serán diferentes, pero no sabría explicar por qué. En menor medida, los jóvenes de más edad han mencionado temas como la conciliación o la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Ante la pregunta de cómo será la convivencia entre la inteligencia artificial y los robots con las personas, el 59,1% opina que en el futuro, hombre y máquina trabajarán juntos en igualdad de condiciones, un 24,1% piensa que todo seguirá igual que ahora, aunque se ayuden de la tecnología y un 15% cree que habrá más robots que personas trabajando. Solo un 0,8% piensan que no habrá robots.

¿CÓMO BUSCAR TRABAJO?

El 42,1% de los encuestados afirma que buscará trabajo por Internet, aplicaciones móviles, portales de empleo o webs, frente al 32,7% que opinan que lo harán entregando en mano su currículum. Solo un 5,3% piensa que la mejor manera será apuntándose al paro y un 5,8% combinaría las tres opciones.

Además, otros (2,8%) recurrirían a contactos personales, «pidiendo ayuda a mis amigos», «a través de conocidos» o «pediría trabajo donde papá». El resto no lo tiene claro.

En una entrevista de trabajo, los más pequeños destacarían, un año más, sus rasgos personales (30%), describiéndose. Después destacarían sus habilidades y competencias (21%) y su actitud (12,1%) con expresiones como «lo haré bien», «seré muy buen trabajador» o «no me rendiré nunca».

Un 9,4% no sabe qué destacaría en una entrevista de trabajo y en menor medida destacarían otros datos personales (8,4%), su vocación (3,9%), su descripción física (3,3%), su formación (2,9%), su compañerismo (2,2%), sus aficiones (1,5%) y otro 1,5% destacaría cosas negativas como «tengo muy mal genio» o «estoy un poco loca».