LAB dice que "no es hora de hablar de pensiones privadas ni EPSV", sino de establecer una pensión mínimas de 1.080 euros

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El sindicato LAB ha advertido de que "no es hora de hablar de pensiones privadas, ni de EPSV", sino de "establecer una pensión mínima de 1.080 euros" para que los pensionistas "salgan de la pobreza".

En un comunicado, LAB se ha referido, de esta forma, a las declaraciones del diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, de este pasado jueves, en las que trasladó a las empresas vizcaínas la necesidad de impulsar una EPSV de empleo para todos los trabajadores del Territorio, remarcando que sería un "plan complementario a las pensiones públicas, que son irrenunciables en la sociedad del bienestar".

"Que el PNV y sus representantes en las instituciones no pretendan confundir, porque las miles de personas pensionistas que están saliendo a la calle con sus justas reivindicaciones están reclamando ya que los políticos, tanto de la Comunidad Autónoma Vasca, como de Navarra y del Estado, tomen medidas para que esa mayoría de pensionistas que perciben cantidades por debajo del umbral de la pobreza puedan tener una Pensión Mínima Digna y eso, en Euskal Herria, son los 1.080 euros que vienen reclamando", ha dicho.

LAB ha manifestado que "no es casualidad que responsables institucionales quieran desviar el tema y llevarlo a un marco, la negociación colectiva, donde ellos poco o nada hacen y donde saben que las patronales continúan negándose a acordar unas condiciones de trabajo dignas".

La central sindical ha criticado que los representantes del PNV "parecen más interesados en continuar ayudando a los empresarios, a través de incentivos fiscales, si acceden a negociar pensiones privadas pero callan cuando continúan manteniendo sueldos de miseria, contratos precarios y temporales y siguen haciendo un masivo fraude, como el propio Gobierno de Vitoria ha comprobado con ese 40% de los contratos revisados que contienen fraudes".

Por ello, desde LAB han emplazado al PNV, a las instituciones de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra a que "tomen medidas, pero en el camino de abordar las soluciones de los pensionistas vascos para que les permitan llegar a fin de mes". "Eso supone el establecer una pensión mínima de 1.080 euros y, mientras no tengamos las competencias íntegras que reclamamos para establecer un Sistema Propio de Protección y Seguridad Social, que complementen las pensiones hasta esos 1.080 euros", ha precisado, para pedir a los responsables institucionales que, en los próximos presupuestos, "incluyan las partidas presupuestarias necesarias para hacerlo realidad".

Tras señalar la necesidad de "poner las prioridades de las personas más necesitadas por encima de otros intereses, como ayudas a los empresarios o malgastar dinero público en cemento e infraestructuras no necesarias", LAB ha advertido que "intentar mezclar las reivindicaciones de los jubilados con las pensiones privadas y las EPSV, es pretender esquivar el verdadero debate y pretender confundir al conjunto de la ciudadanía".