La patronal del metal considera que la política fiscal expansiva de los PGE no compensará la desaceleración

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (Confemetal) cree que la política fiscal expansiva de los Presupuestos Generales del Estado recién aprobados no compensará la desaceleración del consumo provocada por el enducerimiento de la política monetaria y por la ralentización en la creación de desempleo.

Así lo han expresado este martes los representantes de la patronal del sector en su asamblea anual, donde también han mencionado la "inestabilidad" política en Italia y España, la política comercial en Estados Unidos, las tensiones geopolíticas globales y el incremento en el precio de las materias primas como algunos riesgos para el sector.

El presidente de Confemetal, José Miguel Guerrero, también se ha referido a la "compleja aritmética parlamentaria" con la que cuenta el actual Gobierno del PSOE como un "obstáculo" ante las reformas estructurales y la reducción del endeudamiento público que, según ellos, España necesita y la Unión Europea exige. Los empresarios del metal también han mostrado su preocupación con las anunciadas subidas de impuestos.

OPTIMISTAS

No obstante, Guerrero ha subrayado la "positiva" evolución de la economía española en el último lustro y las perspectivas "moderadamente optimistas" de crecimiento a corto y medio plazo.

En concreto, la producción de metal registró en el primer trimestre de 2018 un incremento del 3,4%, frente al 2,7% del mismo periodo del año anterior. La cifra de negocio y la entrada de pedidos también crecieron un 5,8% y un 4,6%, respectivamente.

El número de ocupados en el sector creció en 26.000 personas, hasta alcanzar la cifra de 992.300 personas, un 2,7% más que un año antes. Los parados se redujeron a 56.000 personas, un 17,2% menos, con una tasa de paro del 5,3% de la población activa del sector.

En cuanto al comercio exterior, en lo que va de año, las exportaciones han crecido un 2% y las importaciones un 0,2%, lo que arroja un saldo comercial negativo de 1.415 millones de euros.

Guerrero ha resaltado que la actividad industrial debe ser el núcleo de la actividad económica: "sin industria no hay desarrollo económico y socialmente sostenible, ni creación de riqueza y bienestar".