Un total de 1.575 empleados de banca perdieron su trabajo a lo largo de 2017, según la AEB

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • Se han cerrado 4.560 oficinas desde el inicio de la crisis hasta ahora, en mínimos de 1977

La banca española contaba con un total de 95.510 empleados en términos agregados a 31 de diciembre de 2017, lo que supone que 1.575 trabajadores, tanto técnicos como administrativos, de bancos y sucursales de entidades de crédito nacionales y extranjeras comunitarias perdieron su empleo respecto al cierre del ejercicio precedente.

Así se desprende de los datos del último anuario estadístico de la Asociación Española de Banca (AEB), documento en el que también se constata que existe una importante brecha de género en el sector bancario, un escenario que se observa más acentuado en las oficinas ubicadas en terreno español que en el extranjero.

Concretamente, las entidades bancarias españolas tenían en nómina a 46.007 mujeres a cierre del año 2017, frente a los 49.503 hombres, lo que arroja una diferencia de casi 3.500 personas. Esta brecha es más marcada entre los empleados de las oficinas que se encuentran en España, que asciende a 3.400, en relación con las ubicadas en el exterior, en las que solamente hay contratados 96 hombres más que mujeres.

No obstante, si se compara con los datos referidos a 2016, se puede confirmar que el sector ha hecho un esfuerzo por reducir la brecha de género entre sus empleados, ya que ese año había 4.377 hombres más que mujeres trabajando en banca.

De la suma total de empleados, los bancos contaban con una plantilla de 92.976 personas en las oficinas de España, mientras que los 2.534 trabajadores restantes se encuentran en sucursales extranjeras.

CONTINÚA EL CIERRE DE OFICINAS

En otro orden de cosas, la AEB también recoge en su documento las cifras referidas al número de oficinas bancarias. Durante 2017 se cerraron un total de 580 sucursales, con lo que la cifra descendió a 11.018, frente a las 11.598 de un año antes. Se trata de la cifra más baja desde 1977.

En esta línea, se observa que, desde el inicio de la crisis hasta la actualidad se han cerrado un total de 4.560 oficinas, registrándose el mayor descenso en el año 2014, cuando se cerraron 1.064 sucursales en todo el país.

Desde 2010 a 2017 y entre los principales bancos españoles, Popular y Santander han sido las entidades que mayor ajuste de oficinas han llevado a cabo.

El banco resuelto y comprado por un euro por Santander contaba con 1.886 oficinas hace siete años, mientras que a cierre de 2017 tenía 1.416. De su lado, el banco 'cántabro' ha pasado de disponer de 2.942 sucursales en 2010, a 2.820 al cierre del ejercicio precedente.

Al contrario, Bankinter ha abierto 77 oficinas desde 2010, hasta contar con un total de 445, o Banco Sabadell, que ahora cuenta con unas 1.885 sucursales, frente a las 1.173 de hace siete años.

Por último, aunque el número de cajeros automáticos ha disminuido en términos agregados en unos 600, hasta situarse en 16.321 las máquinas disponibles en España para retirar dinero en efectivo, las sucursales de entidades de crédito extranjeras comunitarias las han aumentado.

Los bancos españoles contaban con un total de 16.016 cajeros automáticos a 31 de diciembre de 2017, lo que supone 635 menos que un año antes, mientras que las sucursales de entidades de crédito extranjeras comunitarias contaban con 305, esto supone 37 máquinas más que a cierre de 2016.