El 80% de las pymes españolas son "entusiastas digitales", según el informe Bankia Índicex 2017

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El 80% de las pymes españolas se encuentra inmersa en un proceso de transformación digital y, por segundo año consecutivo, los indicadores muestran que las empresas continúan avanzando en materia de digitalización, según el informe 'Bankia Índicex 2017: La digitalización de las pymes en España', elaborado por la entidad financiera tras analizar casi 7.200 compañías.

En este sentido, la mayoría de las pymes analizadas están afrontando un proceso de cambio hacia la economía digital y destinan cada vez más recursos a mejorar su rendimiento, con una estrategia de digitalización en constante evolución.

El informe señala a las pymes españolas como "entusiastas digitales" e indica que estas se dirigen hacia la transformación digital a través de una acción coordinada entre las distintas áreas de digitalización. En concreto, la nota global en materia de digitalización obtenida por las pymes analizadas para la elaboración de este informe ha crecido una décima con respecto al ejercicio anterior, hasta situarse en un 5,1.

Esta calificación se obtiene a partir del análisis de más de un centenar de parámetros distribuidos en nueve áreas de digitalización. Así, las empresas que obtienen una nota de 0 a 3,3 son consideradas no competitivas, las que obtienen calificaciones entre 3,4 y 6,6 se consideran mejorables y aquellas que logran sobrepasar el 6,6 se catalogan como competitivas. El resultado global del 5,1 obtenido por las pymes españolas en el informe está, por tanto, a tan solo un punto y medio de lograr la excelencia digital.

DOMINAN EL POSICIONAMIENTO SEO Y LA ANALÍTICA WEB

Los resultados muestran además una reducción en el número de empresas no competitivas con respecto a 2016. Esto pone de manifiesto el esfuerzo realizado por el conjunto del tejido empresarial para adaptarse a la nueva Economía 4.0, donde el contacto con el cliente a través de canales digitales, la automatización de los procesos productivos, el análisis del 'big data' para establecer estrategias comerciales y profundizar en el conocimiento de los consumidores y la conectividad a través de redes inteligentes han transformado la forma de hacer negocios en todos los sectores de actividad.

Las pequeñas y medianas empresas españolas afianzan, también, los buenos resultados obtenidos en el anterior estudio y mejoran sustancialmente en aquellas áreas digitales donde presentaban las mayores carencias.

La adaptación a los dispositivos móviles, la puesta en marcha de acciones comerciales y de promoción en la red y la presencia en redes sociales continúan siendo las áreas donde las pymes españolas obtienen sus peores resultados. Sin embargo, son precisamente estas áreas las que han experimentado un mayor avance con respecto al año pasado, entre un 2% y un 3%.

LA MEJOR PYME EN TRANSFORMACIÓN DIGITAL

El informe pone de manifiesto que un grupo de pymes sobresale sobre las demás en adopción digital, con una calificación un 20% superior a la media. Se trata de 'superempresa digital': negocios enfocados al cliente final (B2C), que realizan comercio electrónico, venden productos y tienen vocación exportadora.

Estas 'superempresas digitales' obtienen una nota global de 6,1, frente al 5,1 del conjunto de pymes analizadas, como resultado de un mejor manejo de todas las áreas. La necesidad de competir en el exterior con compañías internacionales punteras y de apelar directamente al consumidor para vender sus productos a través de un canal 'online' se traduce en un mayor cuidado de los contenidos de la página, su adaptación a los dispositivos móviles, buen posicionamiento en buscadores y su uso del marketing digital, donde obtienen una nota de 7,2.

LAS GRANDES 'PALANCAS' DE LA DIGITALIZACIÓN

Los buenos resultados de las 'superempresas' permiten identificar grandes 'palancas' o incentivos para la digitalización: la exportación, el comercio electrónico y la venta de productos a clientes finales.

Las pymes dedicadas a la exportación obtienen una calificación en Bankia Índicex sustancialmente superior a las que no lo hacen, un 5,3 frente a un 5. Del mismo modo, las entidades que practican comercio electrónico logran una nota de 5,2, frente al 4,8 de las compañías que no venden online.

Las empresas centradas en el cliente final (B2C, por sus siglas en inglés) han avanzado con mayor decisión en la adopción digital: un 13,7% de ellas han logrado ser competitivas frente a un 8,7% de las que se dirigen a empresas B2B, lo que supone una diferencia del 57%.

Por último, las pymes dedicadas a la venta de productos obtienen calificaciones un 8% superior a las que venden servicios, lo que revela su temprana adopción de las técnicas digitales. De esta manera, la venta de productos por internet se ha convertido en una de las grandes bazas de la digitalización.

EL COMERCIO MAYORISTA Y MINORISTA

La transformación digital continúa avanzando en todos los sectores de

actividad, que permanecen liderados por el comercio mayorista y minorista y la industria manufacturera y textil, junto a las telecomunicaciones, medios de información y electrónica e informática.

El comercio mayorista y minorista ha encontrado en el ecosistema digital las herramientas necesarias para crecer y hacer aumentar sus ventas. Estos negocios logran un 5,5 en digitalización, cuatro décimas por encima de la media de Bankia Índicex, impulsados por el Comercio Electrónico que ya dominan con una nota del 7.

La venta 'online' ha servido de incentivo para que mejoren también en áreas estrechamente relacionadas, como la Experiencia de Usuario y la Analítica Web, donde aventajan al resto de pymes en tres décimas con un 6,1 y un 6,5, respectivamente, y el marketing digital, que supera en más de un punto a la media de empresas españolas.

LA DIGITALIZACIÓN SE EXTIENDE A TODAS LAS CC.AA.

La adopción digital no se limita a los grandes centros económicos, como Madrid y Barcelona, sino que también existen fortalezas en otros territorios que muestran la diversidad y la complejidad del panorama español. Esta diversidad se traduce en una adopción digital de las pymes españolas que supera las barreras territoriales.

Las notas van desde el 4,6 de Extremadura, la región que cuenta con un mayor margen de mejora, hasta el 5,1 que comparten Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, el Principado de Asturias y la Región de Murcia.