La mitad de las empresas españolas recibe peticiones para alargar los plazos de pago

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • El 15% de las compañías españolas cree que el riesgo deudor bajará en los próximos 12 meses

El 51% de las empresas españolas recibe peticiones para aceptar plazos de pago más largos, si bien solo pierden un 0,7% de sus ingresos anuales por impagos, 1,3 puntos menos que en 2017, según el nuevo Informe Europeo de Pagos elaborado por Intrum.

De esa mitad de empresas españolas que recibe solicitudes para alargar los plazos de pagos, el 42% termina cediendo ante sus clientes y acepta ampliarlos, especialmente cuando se trata de grandes multinacionales.

Entre las 9.840 compañías europeas entrevistadas de 29 países para elaborar el estudio, seis de cada diez reconocen pagar tarde de forma sistemática. Las españolas se sitúan en el segundo puesto del 'top 10' de las empresas europeas que mejores condiciones de pago permiten a sus clientes finales, alcanzando los 46 días de media, cuatro más que en 2017.

A continuación se sitúan Serbia (40), Portugal (36), Italia (32), Francia (29), Bulgaria y Suecia (26), Alemania (25) y Croacia (22), mientras que Bosnia Herzegovina ocupa el primer puesto al permitir un plazo medio de pago a los clientes finales de 47 días. En el extremo opuesto se sitúan las empresas de Estonia, con solo 11 días.

El director general de Intrum en España, Alejandro Zurbano, advierte de que el incumplimiento de los plazos de pago provoca inseguridad en el tejido empresarial, por lo que ve necesario que las cuestiones relacionadas con unas condiciones de pago razonables tengan "más peso en la gestión empresarial y pasen a ser una parte importante de la responsabilidad corporativa de todas las compañías".

LOS PLAZOS DE PAGO BAJAN EN EL SECTOR PÚBLICO

En lo que respecta a los tiempos de pago permitidos a los clientes corporativos (B2B), éstos aumentan hasta los 51 días en España, situándose en tercer lugar del ranking, por detrás de Portugal (53) y Bosnia Herzegovina (70). Le siguen Italia, con pagos a 50 días, Grecia (41), Francia (40), Rumanía y Bulgaria (36) y, para cerrar el 'top 10', República Checa y Croacia con plazos de 32 días.

Asimismo, el estudio muestra que el sector público es uno de los que más ha bajado sus plazos de pago, pasando de los 59 días en 2017 a los 51 en el caso español, lo que sitúa a España en el quinto lugar del ranking, por detrás de Italia (73), Bosnia Herzegovina (67), Grecia (65) y Portugal (54). El 'top 10 lo completan Rumanía con pagos promedio de 48 días, Francia (44), Serbia (41), Bélgica (39) y Croacia (38).

El informe, en el que se han entrevistado a 1.126 empresas españolas, refleja que, por tamaño de empresa, las multinacionales son las que más instan a las compañías a alargar los plazos de pago, y que el 64% de las compañías ha aceptado que las grandes corporaciones le pagasen tarde, un 20% más de las que lo hicieron en 2017.

ESPAÑA, ENTRE LAS QUE MENOS SANCIONAN

De acuerdo con el informe, solo el 15% de las compañías considera que el riesgo deudor bajará en los próximos 12 meses. Además, a pesar de que el 51% de las empresas españolas dice estar familiarizada con la directiva europea de medidas de lucha contra la morosidad, únicamente el 12% confirma aplicar un recargo de mínimo 40 euros por pagos atrasados, un porcentaje muy inferior al promedio europeo (29%).

No obstante, el 56% de las empresas españolas encuestadas asegura que no cuenta en ningún caso con garantías bancarias, seguros de crédito o protección contra impagos.

Aun así, las organizaciones españolas están entre las que menos disminuyen sus ganancias por deudas incobrables. En promedio, sólo el 0,7% de los ingresos anuales tuvieron que ser cancelados, frente al 2% de 2017.