Gipuzkoa concluye la reforma y alinea su Impuesto sobre Patrimonio con el de los territorios vecinos

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • El tributo recupera el denominado 'escudo fiscal' y actualiza sus tarifas para armonizarse con Álava, Bizkaia y Navarra

El Pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa ha aprobado la segunda reforma del Impuesto sobre Patrimonio que, de este modo, queda armonizado con el de los territorios vecinos. El paquete de modificaciones incluye tres cambios significativos: cambio de denominación, recuperación del denominado escudo fiscal y actualización de las tarifas del tributo.

"Es un día importante, ya que Gipuzkoa deja hoy de ser un 'rara avis' fiscal al alinear su impuesto sobre patrimonio con Álava, Bizkaia y Navarra", ha explicado el diputado foral de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga.

La reforma ha contado con el apoyo de PNV, PSE-EE y PP, mientras que EH Bildu y Ahal Dugu-Podemos han votado en contra. El diputado de Hacienda, en declaraciones a los periodistas, ha defendido la necesidad de estas medidas para "normalizar" la situación fiscal de Gipuzkoa.

De este modo, con los cambios aprobados, el tributo pasa de llamarse Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas a Impuesto sobre Patrimonio. Además, se recupera el escudo fiscal, que establece un límite para que lo que una persona contribuyente paga por IRPF y Patrimonio no supere el 65% de sus ingresos anuales, y se suben las tarifas, para mantener la recaudación.

Larrañaga ha recordado que Gipuzkoa "es uno de los pocos territorios europeos que mantienen un impuesto sobre patrimonio", ya que la mayoría de países han ido eliminándolo durante los últimos años. De hecho, en la Unión Europea, solo dos países lo mantienen: Francia, que ya ha anunciado su derogación para 2019, y el Estado español, donde en comunidades autónomas como Madrid está anulado.

"Gipuzkoa no podía permitirse seguir siendo el territorio europeo con la fiscalidad más dura en este ámbito. Pero que quede claro que aquí no se regala nada a nadie, aquí se pagará lo mismo que se paga en los territorios que tenemos alrededor", ha defendido.

Los cambios normativos aprobados cierran el camino iniciado en 2015, cuando se llevó a cabo una primera reforma de urgencia del tributo. La medida principal, entonces, consistió en dejar exentas las participaciones en empresas, debido a que "su sujeción a impuesto perjudicaba la promoción económica en pleno periodo de recesión".

A consecuencia de aquella primera reforma, "creció la recaudación y, ahora, con la segunda, esta disminuye". El resultado global entre la recaudación previa a las dos reformas y la situación actual es de ocho millones de euros negativos, una cifra que, según ha recordado que Larrañaga, supone el 0,17% de la recaudación tributaria total del anterior ejercicio.

EH BILDU Y PODEMOS

El portavoz juntero de EH Bildu, Xabier Olano, ha advertido de que, con esta reforma, "cada una de las 38 personas más ricas de Gipuzkoa aportarán al año 408.316 euros menos en impuestos, un total de 15.400.000 euros menos". "Los que más tienen pagarán menos, en perjuicio de todos", ha lamentado, al tiempo que ha subrayado que la coalición soberanista no puede entender que "se derogue un impuesto que funciona".

"Los números lo demuestran. Con este sistema de recaudación, Gipuzkoa ingresó el primer año 48,8 millones, 65 millones en el segundo año, 67,9 en el tercero y en el cuarto llegó a recaudar 70,9 millones. Con los cambios realizados, el último año se han recaudado 66,9 millones. Queda claro que ese sistema de recaudación ayudó mucho a garantizar ayudas y servicios en el ámbito de las políticas sociales, en épocas de difícil situación económica y social", ha defendido Olano.

Finalmente, ha insistido en que "para un equilibrio social es necesario un sistema tributario justo, para que quienes tengan más, paguen más y disminuyan las diferencias sociales". A su juicio, con la decisión aprobada en la Cámara foral "PNV, PSE y PP han optado por la vía equivocada".

Por su parte, el juntero de Podemos-Ahal Dugu Imanol Gude ha asegurado que "renunciar a recaudar más impuestos de quienes más tienen es una irresponsabilidad y un ejercicio de insolidaridad", por lo que el nuevo Impuesto sobre el Patrimonio "sólo puede interpretarse como una mala noticia para el conjunto de la sociedad guipuzcoana".

Gude ha recordado que el suprimido Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas, aprobado la pasada legislatura con el apoyo socialista, "supuso un impulso para una Gipuzkoa más solidaria, más progresista y más equitativa". "Hoy, lamentablemente, el PSE ha cambiado de opinión", ha añadido.

Para terminar, ha denunciado la recuperación, por parte de la Hacienda Foral, del 'escudo fiscal', figura de la que "se van a beneficiar 875 contribuyentes de Gipuzkoa que, a partir de ahora, van a pagar menos impuestos".