La sobrecualificación y la falta de una FP dual de calidad, entre los problemas del paro juvenil en España

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • El Estado podría ahorrarse hasta 260 millones por cada 10.000 habitantes si el estudiante optase por la FP en lugar de por la Universidad

España ocupa el tercer puesto dentro de la Unión Europea con la mayor tasa de sobrecualificación de jóvenes en el sector Servicios, lo que supone que en torno al 64% de estos ocupados desarrollan un trabajo que no requiere el nivel educativo alcanzado, algo que, unido a la baja calidad y a la escasa oferta de Formación Profesional en el país, explica que el mercado de trabajo "no sea capaz de absorber a tantos licenciados" y que "exista un desfase entre el sistema de formación y el mercado de trabajo".

Así se desprende del estudio 'Orientación Profesional y Formación Digital: Hacia un Modelo Integrado para el Empleo Juvenil", realizado por el Instituto de la Empresa Familiar, junto a la Fundación Bankia para la Formación Dual, donde se plantean los retos y las oportunidades de este ámbito de formación, además de urgir a su profunda reestructuración "como palanca principal para luchar contra el desempleo juvenil".

El informe destaca que la alta sobrecualificación existente en España "genera frustraciones personales y un alto nivel de ineficiencia del sistema", lo que supone un alto coste para la Administración Pública. De hecho, el Estado podría ahorrarse en torno a 260 millones de euros por cada 10.000 alumnos si, en vez de elegir una carrera universitaria, el estudiante escogiese formarse en FP.

TERCEROS POR NÚMERO DE UNIVERSITARIOS

Además, según el estudio, España es el tercer país de la Unión Europea con la mayor proporción de estudiantes universitarios sobre los de Formación Profesional, con una tasa de 55% frente al 45%, además de ocupar el puesto 22 si se tiene en cuenta el número de alumnos estudiando una FP en relación a la población total del país.

Sin embargo, al mismo tiempo, según indicó el director de Economía y Empresa del instituto, Esteban Sastre, existe un perfil "fuertemente polarizado", puesto que, por un lado, hay un elevado número de jóvenes no cualificados, con un 18,5% de abandono escolar y un 35% sin acabar bachillerato y, por otro, un elevado número con sobrecualificación.

Al mismo tiempo, dos de cada tres estudiantes de FP no llegan a tener el título en el plazo acabado, aunque esto, según el estudio, puede deberse a que el alumno es contratado antes de finalizar su curso, un 30% de los universitarios dejan la carrera y un 10% de ellos no volvería a la universidad.

UNO DE LOS PRINCIPALES PROBLEMAS PARA LAS EMPRESAS

Esta sobrecualificación de licenciados, cuyo perfil no es demandado por las empresas, y la falta de una Formación Prefosional dual de calidad provoca que la disponibilidad de personal cualificado sea ya la tercera mayor preocupación del tejido empresarial español, que ha pasado de apenas un 3% en 2011 al 15% actual.

El presidente de Bankia, Ignacio Goirigolzarri, también asistente al acto, destacó que la Formación Profesional es "la mejor forma de luchar contra el desempleo, de aumentar la competitividad de las empresas y de apoyar la cohesión social", además de ser un "instrumento flexible", algo que, según él, "es necesario para el mercado laboral actual y del futuro".

Por todo ello, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Ignacio Osborne, afirmó que la apuesta por la Formación Profesional Dual, a través de la cual hasta el 74% de sus alumnos encuentra un trabajo al acabarla, frente al 63% de los que optan por FP, "es de tal importancia que debe convertirse en un objetivo común y de largo plazo, al margen de debates partidistas y de intereses electoralistas".

Entre las 10 principales líneas de actuación presentadas por el estudio están la incorporación de la FP Dual como uno de los grandes pilares del futuro pacto por la Educación, la generación de información pública de calidad que ayude a los jóvenes a elegir su itinerario formativo, fomentar la especialización de los centros de formación, , impulsar la colaboración público privada y adaptar el marco regulatorio con el fin de facilitar su desarrollo.