Trabajadores de Oficinas y Despachos de Bizkaia advierten de que no renunciarán a la antigüedad y la garantía mínima

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

Los trabajadores de Oficinas y Despachos de Bizkaia han denunciado el "chantaje" de las empresas del sector y de la patronal Cebek para "condicionar" la negociación del convenio colectivo, y han advertido de que hay "puntos básicos" a los que no renunciarán, como son la antigüedad y la no aplicación de la garantía mínima.

Trabajadores del sector se ha concentrado este lunes, convocados por ELA, LAB, ESK, CNT y CGT, frente al Museo Guggenheim de Bilbao, donde se celebra la jornada "B20: Economía Digital e Industria 4.0", a la que asisten el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia.

Desde ELA, Gorka Naveira ha recordado que el convenio del sector lleva decaído desde 2011 y ha dicho no entender el "bloqueo que está manteniendo la patronal, que, cuando habla de negociación, en realidad de lo que habla es de cómo recortar este convenio" que afecta a más de 20.000 trabajadores.

Tras asegurar que las empresas del sector han superado la crisis "saneadas", ha denunciado que la patronal quiera "recortar el convenio y quitarnos los pilares básicos, que son la garantía mínima y la antigüedad, haciendo posible una congelación perpetúa de salarios" y "condenando a los trabajadores a unos salarios mínimos".

El representante de ELA ha asegurado que "la mayoría sindical" del sector "no vamos a consentir que la patronal quiera eliminar" la antigüedad y la garantía mínima. "Se puede negociar todo lo que se quiera, pero no podemos tirar a la basura un convenio que lleva cinco años perdido, y que ha causado a los trabajadores la pérdida de un montón de dinero porque no se les han revisado las tablas".

Naveira ha señalado que llevan los dos últimos meses "intentando acercar posturas" y los sindicatos están de acuerdo en que "se puede hablar de todo, pero hay puntos básicos en este convenio que no se pueden tocar". "La garantía mínima y la antigüedad es algo muy goloso para las patronales, porque se pueden congelar indefinidamente los salarios y no lo vamos a permitir", ha reiterado.

Tras la huelga del pasado 1 de febrero, el representante de ELA ha dicho que la negociación está "bloqueada" y se anunciarán nuevas concentraciones, ya que su intención es "intensificar" las movilizaciones "hasta que las empresas y la patronal Cebek se dé cuenta que tenemos un convenio que hay que recuperar y que no se puede limitar antigüedad y garantía como quieren hacer". "En abril hay una nueva reunión y no vamos a permitir el chantaje de la patronal", ha advertido.