El Tribunal de Cuentas explica mañana en Congreso el desigual control de los beneficios fiscales declarados

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • Hacienda comprobó en 2015 el 72% de las deducciones por maternidad, pero dejó sin revisar el 70% de las de rentas inmobiliarias

La Agencia Tributaria comprobó el 72% de las deducciones por maternidad, pero en cambio no actuó de ninguna forma ante el 70% de las reducciones por rendimientos de capital inmobiliario declaradas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 2015.

Así se desprende de un informe del Tribunal de Cuentas, al que ha tenido acceso Europa Press, que analiza los beneficios fiscales declarados ante Hacienda durante el año 2015, y en el que advierte del desigual control de estas desgravaciones, así como de la ausencia de estudios previos ni seguimiento posterior sobre las mismas.

Un ejemplo claro es el de los rendimientos de capital inmobiliario, pues Hacienda comprobó menos del 15% de las deducciones declaradas a pesar de ser uno de los beneficios fiscales que registra más actuaciones erróneas del contribuyente y con más imprecisiones en la documentación aportada.

En total, se contabilizaron 138.566 declaraciones que se acogieron a la reducción por rendimientos de capital inmobiliario, de las cuales, a 8 de mayo de 2017 aún quedaban a resolver 96.889 expedientes (el 70%). De los 41.677 resueltos únicamente se comprobaron el 49%, 20.479 expedientes, habiendo dejado sin comprobar más de la mitad de los resueltos.

Mientras que el 70% de las declaraciones que se acogieron a la deducción por rendimientos de capital inmobiliario se quedaron sin resolver, este porcentaje se sitúa en el 15,6% de deducciones por maternidad. En el caso de la deducción por vivienda habitual los expedientes no resueltos fueron el 62% y en los rendimientos del capital mobiliario, el 61%.

LOS RENDIMIENTOS DE CAPITAL, LOS MENOS COMPROBADOS

Entre las declaraciones resueltas, algunas lo son con la correspondiente comprobación y otras no (un 30%, señala el Tribunal). Sin embargo, las declaraciones resueltas que fueron objeto de comprobación también difieren en gran medida en función del tipo de beneficio fiscal.

Así, entre las deducciones por maternidad fueron las que mayor porcentaje registraron (85% de los casos), mientras que reducciones de rendimientos de capital mobiliario (48%), rendimientos de capital inmobiliario (49%) y deducción por donaciones (52%) fueron las que menos comprobaciones relativas concentraron.

Todo ello a pesar de que, según el informe del Tribunal de Cuentas, fueron estas deducciones las que protagonizaron proporcionalmente más actuaciones equivocadas por parte del contribuyente y más datos erróneos.

A PESAR DE DETECTARSE MÁS ERRORES

Respecto a las actuaciones erróneas detectadas por el contribuyente a la hora de acogerse a un beneficio fiscal, fueron las deducciones por donaciones (53%), por rendimiento de capital inmobiliario (47%) y por vivienda habitual (46%) las que más errores concentraron, mientras que los rendimientos del trabajo (29%), las deducciones autonómicas (30%), los incentivos a la creación de empresas (31%) y por maternidad (34%), las que menos.

El Tribunal destaca en su informe que la práctica totalidad de los casos donde la actuación del contribuyente fue tipificada como "errónea" se consideraron finalmente "de buena fe". Así, de los 142.186 comportamientos erróneos detectados (39,5% de las declaraciones con filtros comprobados en IRPF), únicamente se atribuyó intención de fraude a 431 (un 0,3%), de los que más de la mitad correspondieron a la Delegación Especial de Madrid (286).

Respecto a la calidad de los datos incluidos en las declaraciones que incluían beneficios fiscales, el 61% de los datos sobre los que actuaron los filtros fueron incorrectos, siendo mayor el porcentaje de datos erróneos en las deducciones por rendimiento de capital inmobiliario (64%), vivienda habitual (63%), creación de empresas (59%) y rendimiento de capital mobiliario (59%).

BENEFICIOS FISCALES EN UN 17% DE LAS DECLARACIONES

En su fiscalización, el órgano presidido por Ramón Álvarez de Miranda señala que detectó 42 filtros diseñados para controlar la correcta aplicación de los beneficios fiscales por los contribuyentes en la declaración del IRPF, que abarcan el 37% de los beneficios previstos en los presupuestos de estas desgravaciones, aunque el 84% de su importe.

En la campaña de 2015 se activaron filtros en el 17% de las declaraciones, quedando pendientes de resolver, a mayo de 2017, el 55% de los filtros detectados. Es decir, más de la mitad de los filtros activados no han supuesto actuación alguna por parte de la Agencia Tributaria, una situación que el Tribunal atribuye "fundamentalmente" a "la limitación de medios" en este ente público.

SÓLO SE COMPROBARON UNO DE CADA TRES FILTROS

El Tribunal señala que la gran mayoría de filtros tienen un diseño de comprobación discrecional --delega la comprobación o no en el personal de la Agencia--, pues únicamente dos son de comprobación obligatoria. En todo caso, en mayo de 2017 había filtros de comprobación obligatoria pendientes de resolver y otros sin comprobación.

Tampoco todos los filtros resueltos (la mitad de los activados) fueron objetos de comprobación. En torno al 30% de los resueltos no se había comprobado (resueltos sin comprobación o no comprobados por baja eficacia), lo que lleva al Tribunal a asegurar que únicamente uno de cada tres filtros activados se comprobaron. Si bien esta ausencia de comprobación puede justificarse por la baja eficacia, el Tribunal constató que menos del 8% de los resueltos se dejaron de comprobar por esta razón.

Además, el Tribunal señala que los filtros únicamente se activaban en los supuestos en los que la declaración favorecía a Hacienda. Es decir, en los casos en los que la información recogida en las bases de datos difería de la declarada por el contribuyente, pero era favorable al mismo, los filtros no se activaban.