PSOE insta a "echarle guante a la explotación" y el PP dice que siguen "con el mantra de precariedad"

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El PSOE ha animado en el Pleno del Congreso a "echarle el guante a la explotación laboral y a los explotadores", mientras que el PP ha criticado que sigan "con el mantra de la temporalidad y la precariedad".

Durante el debate sobre la necesidad de intensificar el control de la contratación temporal y a tiempo parcial, la diputada socialista Tamara Raya ha señalado que "la explotación", consecuencia del abuso de estas fórmulas de contratación, "es tan evidente como innegable".

En este sentido, ha pedido hacer "todo lo contrario" a lo manifestado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al preguntarle por abordar la brecha salarial entre hombres y mujeres, su ya famoso "No nos metamos en eso".

Así, ha señalado que la iniciativa llevada a la Cámara Baja supone "una magnífica ocasión de corregir esta situación a través de propuestas en positivo", todo ello a la espera de que prosperen iniciativas legislativas para modificar la regulación laboral.

EL TRABAJO A TIEMPO PARCIAL, INFERIOR A LA MEDIA EUROPEA

Su discurso ha sido duramente contestado por la portavoz laboral del PP, Carolina España, que valora la iniciativa como "una intromisión en el diálogo social" y ha recordado que el empleo parcial en España supone el 15%, mientras que la media europea se eleva hasta el 20% y en Alemania el 27%.

Asimismo, ha señalado que el porcentaje de temporalidad rondaba ya el 90% del total de contratos firmados "desde los años 80" cuando, ha dicho, "la izquierda rompió el principio de causalidad en la contratación", y que actualmente el Gobierno busca "reforzarla".

"¿SON LOS DERECHOS LABORALES COSAS DE ARQUEÓLOGOS?"

Una referencia compartida también en su intervención por la portavoz de En Marea, Yolanda Díaz, ha señalado que fue "la gran reforma laboral de 1984" la que consolidó el actual marco laboral, y que desde entonces hay "pequeñas desviaciones" por parte de Gobiernos del PP y PSOE, pues cree que ambos lastran la precariedad como "seña de identidad".

"Hay un pacto tácito a favor de los poderes económicos para alterar el principio de estabilidad en el empleo", ha aseverado, señalando que "el precario no accede ni a prestaciones ni a las jubilaciones de la Seguridad Social".

"Es evidente que necesitan precarios para seguir explotándonos y para que la banca siga ganando dinero", ha espetado, para preguntarse, recordando al escritor Eduardo Galeano, si los derechos laborales son "cosas de arqueólogos".

44 CONTRATOS TEMPORALES PARA UNO INDEFINIDO

Por su parte, el portavoz laboral de Ciudadanos, Sergio del Campo, ha criticado que el PP "sea tan conformista con los datos de empleo", pues si cree que el aumento de afiliados y el descenso son hechos para "celebrar", cree que los datos "siguen siendo inaceptables".

"En la economía española hay que firmar 44 contratos temporales para consolidar un contrato indefinido. ¿Qué han hecho hasta ahora? Nada", ha criticado, apuntando a la existencia de seis millones de trabajadores pobres por la temporalidad, los contratos a tiempo parcial involuntarios y los bajos salarios.

Esquerra Republicana, a través de su diputada Ana María Surra, ha criticado al PSOE por no mencionar la realidad de los trabajadores migrantes, pues ha señalado que "la mayor explotación se da en aquellos sectores donde hay más presencia de trabajadores inmigrantes", como el agrícola, el hotelero o el alimentario. "Si no visualizamos esta parte del problema, difícilmente vamos a resolverla", ha subrayado.

"UNA JUGOSA ESCOTILLA AL FRAUDE" EN LA PROPIA LEY

Por su parte, Íñigo Barandiaran, del PNV, ha señalado que la propia "patología del problema" radica tanto en los bajos salarios, que incentiva la realización de horas extra, como por la propia regulación que, ha dicho, "incorpora una jugosa escotilla al fraude".

Así, ha relatado, permite elevar las jornadas extraordinarias hasta el 90% de la jornada ordinaria en un contrato a tiempo parcial, una "tentación difícil de reprimir solo desde el derecho punitivo", y que provoca el "desequilibrio por el excesivo número de horas extraordinarias".

El portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, ha afeado al PSOE que su respuesta a los abusos "vayan por la línea de introducir rigideces en las relaciones laborales", pues cree que eso provocará que "los elementos de la economía sumergida continúen creciendo", por lo que ha instado a "combinar las flexibilidades que exigen las empresas y la protección que exigen los trabajadores".