La reforma fiscal de Trump le cuesta 1.500 millones a Deutsche Bank, que cerrará en pérdidas 2017

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • Morgan Stanley provisionará 1.039 millones en el último trimestre de 2017

Deutsche Bank asumirá un impacto de 1.500 millones de euros en sus resultados del cuarto trimestre del año como consecuencia de la implementación de la reforma fiscal impulsada por Donald Trump, lo que supondrá que el mayor banco alemán registre "una pequeña pérdida" al cierre del ejercicio 2017.

"Como resultado, Deutsche Bank espera registrar una pequeña pérdida neta para el ejercicio completo", informó la entidad, que experimentará una reducción de 10 puntos básicos de su ratio de capital básico CET1.

Por otro lado, Deutsche Bank prevé que la bajada del impuesto de sociedades al 21% desde el 35% a partir de enero de 2018 permitirá al banco reducir su tasa fiscal efectiva hasta la parte baja del rango de entre el 30% y el 35% anteriormente anunciado.

Asimismo, la entidad alemana indicó que las condiciones de negociación en el último trimestre de 2017 estuvieron caracterizadas por la baja volatilidad en los mercados financieros y los bajos niveles de actividad de los clientes en negocios clave, lo que supondrá una caída del 22% de los ingresos combinados de renta fija, financiación y 'trading' sin tener en cuenta el impacto de los ajustes en el valor de la deuda.

Las acciones de Deutsche Bank han reaccionado con fuertes descensos al anuncio de la entidad y se dejaban un 4,40% a menos de una hora del cierre de la Bolsa de Fráncfort.

MORGAN STANLEY

Por su parte, Morgan Stanley ha informado de que provisionará en el cuarto trimestre de 2017 una carga extraordinaria por importe agregado de 1.250 millones de dólares (1.039 millones de euros) como consecuencia de la implementación de la reforma fiscal impulsada por Donald Trump

Según las estimaciones del banco estadounidense, una provisión de unos 1.400 millones de dólares (1.163 millones de euros) correspondería a los ajustes de los créditos fiscales por la bajada del impuesto de sociedades, que se verá parcialmente compensada por un beneficio fiscal de unos 160 millones de dólares (133 millones de euros) por el reajuste de reservas y de los intereses vinculados.