Gestha rechaza una hacienda propia catalana y propone crear un consorcio tributario

    Fuente:
  • Agencia Europa Press
  • Ve una decisión "política" la condonación de la deuda y urge a afrontar la "insuficiencia" del sistema tributario

El Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) ve una decisión "política" la posible condonación de la deuda histórica de las comunidades autónomas pero rechaza la propuesta del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, de crear una hacienda propia catalana y en su lugar propone crear un consorcio tributario por el que se configurase una Administración tributaria integrada en la que el Estado y las comunidades autónomas mantendrían sus llaves de la caja para facilitar la gestión tributaria.

La propuesta de Gestha, recogida también en el borrador entregado por el grupo de expertos para el nuevo sistema de financiación autonómica, se encuentra a caballo entre el modelo federal propuesto por Iceta y el modelo de reparto de competencias híbrido actual, según ha explicado el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, en declaraciones a Europa Press.

Mollinedo ve "complejo" y "demasiado ambicioso" el planteamiento de constituir una hacienda propia catalana, ya que tendría problemas de adaptación desde el modelo centralizado actual y cree que no será posible que salga adelante porque la administración tributaria actual es un órgano de dirección conjunto.

En este sentido, ha indicado que en una administración federal la recaudación de los impuestos se ingresaría en la administración federal y una parte lo cedería al Estado, en sentido inverso al sistema actual, lo que complicaría el cumplimiento de la senda de déficit para el Estado y la Seguridad Social.

Además, ha recordado que tanto en el Consejo Superior para la coordinación y dirección de la Administración Tributaria, como en los consejos territoriales dedicados a ese fin, la mayoría de voto la tiene la Agencia Tributaria estatal, con lo que la presencia de los representantes de las CCAA no podría vencer a la mayoría que ostenta la Administración Central.

CONSORCIO TRIBUTARIO

De esta forma, Mollinedo ha abogado por la propuesta planteada por la mayoría de expertos para la creación de un consorcio tributario, recogido ya en el artículo 204 del Estatuto de Autonomía de Cataluña, porque supondría "un paso hacia la mejora del sistema", sin entrar de pleno en el esquema federal planteado por Iceta.

En concreto, Mollinedo ha explicado que ese modelo permitiría que la Administración estatal y las autonómicas que lo deseen mantengan su personalidad jurídica y la llave de la caja de cada impuesto, de forma que los ingresos derivados de las declaraciones irían a parar a una cuenta corriente descodificada para el contribuyente, que posteriormente sería codificada por una aplicación telemática que lo derivaría a a la cuenta de la administración correspondiente.

Esto conllevaría varias ventajas, ya que permitiría compartir información entre las distintas administraciones, con lo que se mejoraría la gestión tributaria respecto a la situación actual, en la que la falta de información entre administraciones perjudica al fraude, ha apuntado Mollinedo.

Además, se contribuiría a una economía de escala al compartirse oficinas y medios materiales entre las administraciones, con lo que se conseguiría un ahorro, así como un mayor potencial en la comprobación de datos.

A esto se suma que en una administración tributaria integrada no existiría una Delegación Central de grandes contribuyentes como en la actualidad, que "blinda" a los contribuyentes con ingresos superiores a un millón o patrimonio superior a los 10 millones, con lo que se evitaría que la Administración Central no ceda información a las comunidades autónomas, como ha sucedido en casos como el de Cellnex o los Pujol, ha apuntado Mollinedo.

LA CONDONACIÓN DE LA DEUDA, DECISIÓN "POLÍTICA"

Por otra parte, respecto a la otra propuesta realizada por Iceta de que se condone la deuda a Cataluña, Mollinedo ha indicado que se trata de una "cuestión política", si bien ha hecho hincapié en la necesidad de abordar la deuda histórica de las CCAA.

El secretario general de Gestha considera que el problema reside en que las administraciones autonómicas y la Estatal no recaudan lo suficiente y no pueden atender sus partidas de gasto si quieren cumplir con sus objetivos de estabilidad presupuestaria.

En cifras, ha apuntado que España ingresa 60.000 millones de euros menos que la media ponderada de los 28 Estados miembros de la UE, por lo que cree que "no es de extrañar" que el presupuesto en gasto social sea también en torno a 45.000 millones inferior a la media de los países europeos.

Según Mollinedo, el problema de las CCAA es que están infrafinanciadas y no que no les lleguen los recursos, sino que algunas autonomías reciben por habitante menos ingresos de los que reciben otras regiones.

Por ello, cree que hay que reconocer la existencia de una deuda histórica derivada de la infrafinanciación de sucesivos modelos de financiación autonómica, para a continuación cuantificar dicha deuda.

En función de si se hace comparando la media de financiación por habitante o la media de financiación respecto a la región más beneficiada el volumen de la deuda será mayor o menor.

En todo caso, considera que la decisión no puede ser que el Estado condena la deuda "tal cual", ya que pueden darse distintos casos de CCAA que hayan aumentado los impuestos propios o que hayan reducido sus costes y presenten menos deuda acumulada, u otras que en caso de condonación de la deuda registren superávits.

"Al final es el Estado con un gran déficit el que asumiría esa deuda y ya estamos cercanos al 100% en deuda pública", ha advertido Mollinedo, insistiendo en que "lo que no paga la comunidad autónoma lo paga el Estado central".

Así, ve necesario afrontar la insuficiencia de ingresos y que la comisión de expertos de la reforma fiscal acometa una reforma integral y no de forma parcial y anual como en la actualidad, así como se potencia la lucha contra el fraude.