El 75% de las empresas que usaron inteligencia artificial elevaron un 10% sus ingresos, según Capgemini

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

Alrededor de tres de cada cuatro de las empresas que emplean la inteligencia artificial (IA) han incrementado su cifra de ventas un 10% desde que empezaron a utilizar esta tecnología, según un estudio de la consultora Capgemini, que también constata que ayuda a crear nuevos puestos de trabajo.

La investigación de Capgemini, realizada entre casi 1.000 empresas con una facturación de más de 500 millones de dólares y que están utilizando IA, señala que las empresas más tecnológicas utilizan esta tecnología para impulsar la eficiencia de las operaciones, incrementar las ventas, mejorar los procesos de fidelización del cliente y generar análisis de información (inteligencia de negocio).

Además de elevar la facturación, la IA ha hecho que estas compañías generen empleo, ya que el 83% de las empresas encuestadas han creado nuevos puestos de trabajo gracias a la utilización de aplicaciones de Inteligencia Artificial.

En concreto, el empleo se crea en las categorías profesionales más altas, situándose dos de cada tres de los nuevos puestos en niveles de gerencia y alta dirección. Asimismo, Capgemini apunta que entre las empresas que han adoptado soluciones de IA de forma generalizada, el 63% no ha destruido ningún puesto de trabajo.

Asimismo, el informe muestra que las organizaciones conciben la IA como un medio para reducir el tiempo que los empleados dedican a tareas rutinarias y administrativas y permitirles centrarse en las actividades de valor añadido, como apunta que el 71% de las compañías haya iniciado de manera proactiva programas de aprendizaje o renovación de competencias profesionales para sacar el máximo partido a las inversiones en IA.

De las empresas que han adoptado aplicaciones de IA de forma generalizada, la mayor parte considera que la Inteligencia facilita el desempeño de trabajos complejos (89%) y que las máquinas inteligentes coexistirán con las personas dentro de sus organizaciones (88%).

OPORTUNIDADES PERDIDAS

Sin embargo, el estudio también pone de manifiesto que numerosas organizaciones todavía no han conseguido alinear sus inversiones en IA con las oportunidades de negocio e incide en que las empresas están dando prioridad a proyectos de IA de alta complejidad, en lugar de centrar sus esfuerzos en soluciones más sencillas con las que obtendrían el mismo beneficio.

En concreto, el 58% se vuelca en las implementaciones de IA "necesarias", que hace referencia a proyectos de alto nivel de complejidad y beneficio, como el servicio al cliente, mientras que sólo el 46% está introduciendo aplicaciones de AI "imprescindibles", de baja complejidad y alto rendimiento.

En este contexto, Capgemini asegura que si las empresas abordaran ambos problemas de forma simultánea, podrían obtener mayores beneficios. Por ejemplo, los que desarrollaran soluciones "imprescindibles", reducirían su rotación de clientes una media de un 26%.

Por otro lado, el estudio refleja que un importante porcentaje de las empresas que operan en sectores telecomunicaciones (49% del total), comercio minorista (41%) y financiero (36% del total) lidera la aplicación de IA de forma generalizada. A la cola se sitúan el sector del automóvil (26%) y el industrial (20%).

Además, se observa un fuerte contraste entre regiones. Así, mientras que en India el 58% de las empresas analizadas utilizan herramientas de IA de forma generalizada, en Países Bajos y Francia el porcentaje es del 24% y el 21%, respectivamente. España, con un 31% se sitúa en el séptimo lugar de entre los nueve países analizados, a cinco puntos porcentuales por debajo de la media (36%).

El estudio, conducido por el Instituto de Transformación Digital de Capgemini, se basa fundamentalmente en entrevistas realizadas entre marzo y junio de 2017 a 993 directivos de empresas con una facturación igual o superior a los 500 millones de dólares (415 millones de euros), pertenecientes a siete sectores empresariales (automoción, banca, seguros, industria, retail, telecomunicaciones y utilities), en nueve países (Australia, Francia, Alemania, India, Italia, Países Bajos, España, Reino Unido y Estados Unidos).