Azpiazu cree que el "alza importante" en la recaudación se irá "corrigiendo" y no habrá "sorpresas excesivas" en el CVFP

    Fuente:
  • Agencia Europa Press

El consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha considerado que, pese al "alza importante" en la recaudación acumulada hasta agosto, los "fenómenos" que la han provocado "se irán corrigiendo", de manera que en el Consejo Vasco de Finanzas Públicas (CVFP) del próximo octubre "no va a haber sorpresas excesivas" y las previsiones de cierre de recaudación estarán "mucho más cerca" de lo que se había estimado hace un año.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, el consejero ha afirmado que, pese a la "buena noticia" que suponen "las alzas importantes" que se han producido en la recaudación acumulada hasta agosto, "no nos debemos engañar" porque permitirá a las instituciones "hacer las cosas con un poco más de holgura", pero es preciso "ver a qué se deben".

En este sentido, ha apuntado que el IVA interior o el IRPF crecen "en torno al 3% y al 6%, respectivamente, relativamente considerables", pero "para llegar al 15 y pico por ciento se han tenido que producir otros factores" como el acuerdo en materia de Cupo del mes de mayo y "el pago a cuenta del impuesto que puso Montoro a las empresas que pagan en Euskadi con normativa estatal".

Según ha explicado, "esos fenómenos se irán corrigiendo" a lo largo del ejercicio y, "cuando hagamos los números de verdad" antes del Consejo Vasco de Finanzas, que se celebrará "previsiblemente" el 11 octubre, "las previsiones estarán mucho más cerca de lo que efectivamente hace un año pensábamos, en torno al 4,2% se decía y si después del acuerdo del Cupo lo homogeneizamos, al 5,9".

De este modo, ha considerado "no va a haber sorpresas, en principio, excesivas". "Nos alegramos del aumento de recaudación, pero hay que saber por qué se produce para ver si va a ser sostenible o no en el tiempo", ha insistido.

Por otro lado, el consejero ha indicado que "lo ideal" sería que la reforma fiscal en la que se está trabajando estuviera en vigor el 1 de enero, si bien ha recordado que "hay muchos agentes y muchos equilibrios que mantener" para sacarla adelante. "Están el Gobierno, las diputaciones, los partidos políticos. En cada Diputación las mayorías que se requieren son diferentes y, en el caso alavés, tiene que buscar, además, el apoyo de otra fuerza política", ha recordado.

Por ello, ha afirmado, "la reforma será la que se pueda realizar manteniendo todos estos equilibrios y teniendo en cuenta las posiciones de los partidos que la tienen que apoyar" en cada Cámara foral.

De este modo, ha insistido en que el Ejecutivo ha planteado "unas medidas", como otras instituciones, "y ahora toca a los partidos ver qué propuestas son capaces de llevar adelante con los requerimientos que hay en las Juntas Generales".

En cualquier caso, ha insistido en que "lo que tiene que cumplir un sistema tributario, aparte de que sea equitativo y justo, es que dé una recaudación suficiente para llevar adelante las políticas públicas" y, en el caso del Impuesto de Sociedades, "tiene el papel de dinamizar la actividad económica". "No podemos olvidar las dos cuestiones", ha advertido Pedro Azpiazu, que ha apostado por "tender a un sistema tributario moderno europeo que trate de evitar la elusión fiscal".

ACUERDOS PRESUPUESTARIOS

Asimismo, el consejero ha explicado que tiene previsto "hablar" con los distintos partidos para avanzarles "las preocupaciones y prioridades del Gobierno" para el presupuesto de 2018, así como "el marco en el que nos estamos desenvolviendo, cuáles son las tensiones de gasto..."

Azpiazu ha destacado la importancia de que la Comunidad Autónoma Vasca "tenga un presupuesto aprobado" para 2018 para atender "las prioridades", aunque ha admitido que "es complicado", como "lo fue el año pasado", ejercicio en el que las cuentas salieron adelante con la abstención del PP.

"Veremos si este año somos capaces de buscar más apoyos. Sé que no es fácil, que cada uno tiene sus posiciones políticas y, por eso, intentaremos hacerlo con transparencia, poniendo sobre mesa los temas con antelación para que los grupos parlamentarios puedan tener un conocimiento más cercano de cuál es la realidad de las necesidades, de las tensiones y de las prioridades presupuestarias", ha agregado.

Preguntado por la posibilidad de que el PP condicione el acuerdo presupuestario a una reforma fiscal, el consejero ha asegurado estar dispuesto a "hablar de tributos y de todo lo que quiera, en principio, sin limitaciones". No obstante, ha insistido en que el tema de la reforma tributaria corresponde "fundamentalmente" a las Juntas Generales de los tres territorios, encargadas de aprobarla.

Por ello, ha señalado que "al Gobierno no va poder poner condiciones Alonso Alonso" en ese sentido, sino que "igual lo tiene que debatir en otra esfera".

CATALUÑA

Finalmente, el consejero ha eludido entrar en "terreno especulativo" sobre la situación que se está produciendo en Cataluña. Según ha indicado, el propio lehendakari "ha apelado al diálogo y dicho que no hay que esperar al día 2 para ir avanzando en las soluciones que se tomarían, y poco más hay que decir".